Alas para volar | Somos lo que comemos
267
post-template-default,single,single-post,postid-267,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Somos lo que comemos

Ludwig Feuerbach, filósofo y antropólogo alemán es a quien se le atribuye esa frase, bajo un contexto muy distinto al de hoy en día. Feuerbach defendía el derecho de la baja y humilde clase social a tener a su alcance una buena alimentación, en contra de los intereses y creencias de las clases religiosas dominantes del siglo XVII, quienes creían que a base de agua y pan se alimentaba el alma y así el pueblo.

Algunos estudios científicos demuestran la relación directa entre la alimentación y nuestro estado de ánimo.

La comida rápida, “cheat meal” solo te aportará  cansancio, ansiedad, y una dependencia mayor por consumir más de esa comida basura.

Por otro lado, cuanta más comida “real” aportes a tu organismo, mayor será la satisfacción de una buena alimentación y obtendrás estados de ánimo con más energía y vitalidad. (Comida real:comida de mercado, frescos, de temporada…)

Hace unos años me decidí a estudiar un Máster en Nutrición y Salud para  aprender más de este fascinante mundo, poder aplicarlo diariamente y asesorar a mis amigos y familiares en todo lo que estuviera en mis manos por una mejora en sus hábitos alimenticios.

Muchas de las dietas que seguimos por internet, por recomendación de un amigo,  porque a fulanita le resultó, etc. no tienen fundamento alguno.  Las basadas en un solo alimento (la dieta de la piña, de la fresa, ……. ),  las hipocalóricas (1000 KCal o menos), etc,  además son peligrosas para la salud. Debemos siempre acudir a un profesional o bien alternar alimentos siguiendo siempre una dieta sana, variada y equilibrada.

En mi entorno, algunos conocidos han decidido pasar a una dieta vegana en la que  se suprimen alimentos de la dieta que aportan una serie de nutrientes que no se suplen únicamente con cereales, frutas y vegetales; es posible y fácil compensarlo pero es necesario tomar una suplementación para cubrir ese déficit. (Por poner un ejemplo: ácidos grasos de cadena larga que se obtienen principalmente del pescado).

Uno no nace sabiendo, siempre es bueno dejarse aconsejar y asesorar por aquellos que entienden más que nosotros y no dejarse guiar por modas y mitos.

En mi caso, estoy tratando de dejar de lado la carne por una cuestión moral; poco a poco lo iré descartando completamente. ¡Todo es posible!

Otro error bastante común es “pasar hambre”, sobretodo en aquellos casos que queréis bajar de peso. Imagina tu cuerpo como una máquina ¡El cuerpo necesita leña para quemar! Si durante muchas horas no ingieres alimentos, lo que hará tu cuerpo (porque es “inteligente”), será que en la siguiente ingesta, la almacenará como reserva y no la quemará (porque no sabe cuando va a volver a recibir más alimento). Necesitas hacer pequeñas ingestas cada 3 horas aproximadamente. ¡Pasar hambre es contraproducente!

Por último, os diré que cuando preparo la comida, no pienso en cuantas calorías tendrá, sino que nutrientes estoy dándole a mis hijos y marido. Mi marido vive del deporte, necesita una buena alimentación y mucho carbohidrato;  sus comidas están más pensadas para sus pre- y post entrenos. Muchas veces compartimos con él el mismo menú, por eso de no liarnos más en la cocina, otras hacemos una variante a sus carbohidratos o reducimos la porción a modo de acompañamiento.

Todo esto da para hablar mucho, siempre desde una vertiente sencilla que pueda entender todo el mundo. Si hay algo en concreto que os interese, dejadme un comentario 🙂

2 Comentarios
  • Carmen
    Publicado a las 10:43h, 15 febrero Responder

    Hola Arantxa
    ¿Como influye lo que como en mi estado de ánimo?

  • admin
    Publicado a las 19:13h, 18 febrero Responder

    Hola Carmen! Verdad que a veces nos sentimos un poco “depres” o ansiosos y nos damos el atracón de dulces y refrescos y parece que nos sentimos mejor? Eso se debe a que tu organismo segrega dopamina al consumir alimentos procesados, refinados, aditivos, etc que te da ese subidón o sensación de bienestar. (parecido a lo que ocurre con las drogas). A parte de no tener valor nutricional y luego nos dan los remordimientos jaja ,a largo plazo puede tener efectos negativos para la salud.
    Saludos! Arantxa

Publicar comentarios