Los Que Quieren Inspirar

A los pies de Marthin Luther King pensaba “Qué obra la de tu vida para hacer de tu nombre un legado tan memorable”.

¿QUIENES SON LOS QUE INSPIRAN?

Personas maravillosas con dones excepcionales que brillan tanto que su luz refleja en los que están a su alrededor y ese reflejo, enciende la llama más apagada de cualquier corazón. Personas, que con su sola presencia te motivan y te hacen creer que la palabra “imposible” es nada y que con Cristo lo consigues todo. A dos manos.

PERO, ¿DE DONDE SURGEN ESAS PERSONAS?

He conocido personas preciosas hombres y mujeres cuyos dones y virtudes están apagados porque los embates de la vida o las palabras hirientes de derrota de quienes más han amado les han calado el corazón. Personas que viven su día a día con fuerzas para trabajar pero sin esperanzas para soñar. ¿Prósperos? Talvez. ¿Plenos? No.

Te has detenido un momento a pensar: “¿Qué talento o don puedo poner a disposición de los que me rodean?” ¿Has visto, amigo amiga, las necesidades que tienen los que están a tu alrededor? Es bueno buscar nuestras bendiciones, pero es maravilloso ir creciendo e ir bendiciendo a otros en el camino. ¿Qué nos enseña la vida y sus golpes? Nos recuerda que pasaste muchas pruebas y mucho dolor, pero fuiste lo suficientemente fuerte para superarlas. Ahora, podrás guiar a otros a pasar ese camino con una mano generosa que se extiende y les hace el trayecto más fácil.

Créeme, ese fuego en tu interior que te hace sentir o pensar que estás destinado a algo mucho más grande de lo que ya estás viviendo o que tu circunstancia actual no hace match con tu sueño de vida, ese fuego, el mismo fuego que sientes ahora te hace recordar que tu recorrido aún no acaba; que tu vida y tu destino están marcados en la grandeza porque ya fueron cincelados en el mármol de Dios donde esculpió tu plan y el mío cuando dibujaba las constelaciones en el cielo. Mira que hermosa creación eres. Tu ser completo está llenito de todas las cualidades necesarias para alcanzar tu propósito y si no lo ves, quítate la venda que el dolor y la ofensa un día te pusieron en los ojos.

LOS SIGUIENTES PASOS

Sueña, lee, capacítate, rodéate de soñadores y sobre todo, llénate de Dios.

Vive un día a la vez y repítete a tus adentros lo increíble que eres y que tan alto vas a llegar. Deja fluir tus dones tomando riesgos locos que a otros les parezcan incomprensibles.

Destruye relaciones y comunicaciones tóxicas que te dicen que no puedes o que no tendrás éxito. Cree para tus adentros que pronto vas a levantar monumentos admirables donde otros solo dejaron rastro de polvo al pasar y perdieron la oportunidad que tú hoy tomaste.

El pasado y el dolor muy pronto serán solamente evidenciados por las cicatrices que sanaron para dar paso a piel nueva. Verás poco a poco surgir una nueva persona tan llena de vida y de luz que la oscuridad será opacada con una sola sonrisa sincera.

EL RESULTADO

Muy pronto, te habrás levantado a tal altura y te habrás extendido a tal envergadura que tus alas servirán como sombra para quiénes les ha abatido la tempestad y tu centro servirá de refugio para sanar heridas como las que un día a ti te toco sanarte.

Tu propósito está ahí, tómalo. Pero en tu caminar, bendice a otros con la misma bendición que un día se te dio. Cambiarás vida y encaminarás propósitos así como un día Jesucristo encaminó el tuyo.

Harás de tu vida y tu nombre un legado tan admirable, que quedarás calado en los corazones de quienes impactaste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .