La gloria para mamá

Dedicado con un poquito de amor, y un poquito de dolor, a todas las niñas que día a día luchan con el rechazo.

Algún día te daré el gusto de verme una mujer elegante y bien maquillada.

Algún día te daré el gusto de que mi piel morena sea mas blanca y no tenga manchas.

Algún día prometo vestir ropas elegantes, aunque deba endeudarme como mis hermanas para dar otra apariencia.

Algún día te prometo cambiar, y espero cuando lo haga ya no verme “ridícula” ante tus ojos. Espero cuando cambie, poder tener tu agrado y tu aprobación.

Me han dolido tus palabras, cada vez que me has llamado “ridícula”, “jincha”, “sin estilo”, “desastrosa”, y mas me dolió el día que me dijiste que te daba vergüenza que yo fuera tu hija, porque no era elegante como vos. Me dolió el día que me dijiste que todos tus hijos éramos un desastre, y que que miserable era tu vida porque nosotros éramos así.

Prometo algún día encender tu corazón con un poquito de orgullo, aunque, ¿te digo la verdad? No entiendo tus estándares.

Yo lo prometo, ¡lo prometo mamá! Que algún día vas a dejar de sentir vergüenza de mí. Aunque todavía no… ahorita no puedo.

No puedo comprarme ropas caras, estoy invirtiendo en mi educación.

No puedo blanquear mi piel, es que me gusta mi tono moreno…

No puedo dedicarme mas tiempo a mí, estoy muy ocupada trabajando y estudiando.

¿Sabías que me promovieron? ¿Sabias que me acaban de elegir para una junta profesional de asesores de América Latina y el Caribe? ¿Sabias que estoy buscando mi Maestría? ¿Sabias que me he ganado 4 becas? Bueno, esas son las que recuerdo… Puede que sea más.

Ahorita no puedo mamá, ahorita no puedo darte la gloria que tanto anhelas.

Estoy trabajando en mis planes, los planes que son de Dios. Y sí que voy bien.

Las estrellas me esperan mamá, voy a volar alto de la mano de Dios. Voy a desafiar estándares, voy a vencer obstáculos, voy a botar barreras, voy a llegar lejos, ¡muy lejos! Y ese día, mamá, verás que mas que una ropa cara, o que un rostro con tres capas de maquillaje, vale un corazón humilde y entregado al servicio de los demás, al servicio que es de Dios.

Photo by Happy Pixels on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .